EL RADIO


EL RADIO

Gracias a los trabajos de Fleming y De Forest, para el año  de 1906, es posible la transmisión, a distancia y sin alambres  de voz y música;  así que en ese año se inaugura el nacimiento del radio como medio de comunicación masiva.

Don Felipe Espinoza alrededor del año de 1930 trae a Purépero el primer receptor de radio que hubo en la localidad.
En poco tiempo la industria logro producir tal cantidad de aparatos de recepción que resultaron fácilmente accesibles  a todo público.

Ahora también, como básicamente, con los mismos elementos  que se construye un receptor de radio, se puede hacer un pequeño trasmisor,  puede intentarlo cualquiera que tenga un poco de conocimiento en la materia.

Así Valente Guillen y Rafael Mora quienes habían estudiado por correspondencia algo sobre radio, en la década de los 50’s construyeron un pequeño trasmisor de onda larga, juguetito que fue bautizado con las siglas XEPM divirtió, no solamente a sus constructores, sino a los aficionados a la música, al canto, a la recitación y el publico radio escucha se divirtió escuchando la radio, pues era la Radio de Purépero.




Se trasmitían juegos deportivos, actos oficiales y culturales, hasta se hizo publicidad comercial.
Estuvo también al servicio de la vanidad de muchas gentes, así cuando alguien tenía la necesidad de hacer pública alguna celebración, como onomásticos, cumple años, etc.
Ordenaba su programa dedicado en la Radio Purepero XEPM, lo que por demás, era muy barato.
Por los años 60’s este juguete de radio emisora, se puso al; servicio del centro bienestar social rural, una dependencia de la Secretaria de Salubridad, que para entonces ya se avía instalado aquí, pese a no ser este un medio rural. Entonces las siglas de la radio fueron cambiadas de X.E.P.M a X.E.B.S.R

Esto se hiso por dos razones; una dar publicidad gratuita a las actividades del mismo centro, y otra, posiblemente la más importante, conseguir atravesó de esa institución oficial el permiso para operar de la Secretaria de Comunicaciones.
Este permiso se daba por hecho, toda vez que en el centro de Purépero era el único en la republica que contaba con “radiodifusora” a su servicio. Se contaba con que este hecho influiría definitivamente  en favor de la solicitud.

La secretaria de comunicaciones envió a uno de sus técnicos para que viera la posibilidad de autorizar el funcionamiento del aparato en cuestión, pero cuando estuvo al frente del aparato, exclamo –Esto…!  No señores. La secretaria no puede autorizar que salga al aire un telebrejo como este. No!-.

Dejo un escrito con las especificaciones que exigía la secretaria la secretaria para permitir el funcionamiento de uno de estos dispositivos. Imposibles…!  No había el dinero suficiente para adquirir el equipo, que según esto era indispensable….!  Sin permiso, pero siguió funcionando con el entusiasmo de costumbre.

Años más tarde se clausuró el centro y así también desapareció X.E.B.S.R

En los años 70’s el doctor Alfonso Capilla Fernández (cap) le dio por poner otro juguete de estos al aire, ahí donde tenía su “Discoteca y Galerías Musicales CAP”  duro varios años en operación y también funcionaba con las siglas X.E.P.M
Después le siguió Arnulfo Amezcua (nufo) con su equipo trasmisor que lo ubicaba en la calle Gómez Farías (callejón de los colchoneros) trasmitió por varios años con las siglas X.E.P.U.R





Comments

comments