Cambios en la plaza




Cambios en la Plaza

Los cambios aquí se inician con la mitad del siglo; el ayuntamiento de 1951-53 cambia la baldosa de barro alrededor del jardín por la de cemento que tiene ahora.
En los portales comenzando por “El Hidalgo” donde está la zapatería “CANADA”, ahí solo había dos tiendas de ropa, una tienda en cada esquina.

Entre semana vendían maíz gentes que se instalaban a lo largo del portal, a diario se vendían dulces en mesitas que atendían la abuelita de los Cerda Contreras y un señor a quien se llamaba Pisca.
Los domingos los zapateros ponían ahí sus puestos, el señor Moreno un domingo del año 1943 puso también su vendimia, 10 pares era la existencia y de estos se vendieron solo 3.
En el portal “Matamoros”  donde hoy está “Serfin” había una tienda de ropa llamada “La Veracruzana” ofrecía telas, accesorios para  vestidos y papelería.precidencia
En el portal “Morelos” había una tienda de ropa llamada “La Ciudad de México” Y donde ahora funciona Banamex estaba una que se llamaba “El Cambio”  vendía muchas cosas pero su fuerte eran las “cartas de amor” impresas, del tal modo que todas decían lo mismo.
Con este medio los jóvenes se le declaraban a su pretendiente, lo que personalidad al portal en  los domingos era la venta de huaraches y de suela para hacer tehuas;  estas cosas también se vendían frente a la presidencia.
Entre semana había una mesa en la que ofrecían recaudo y en la esquina sur Don Poli Moreno vendía cacahuates.
En el portal guerrero estaba la famosa tienda de las 8 puertas, y ahí donde ahora esta Bancomer  funcionaba el Hotel Reforma y también un restaurant.
Don Jesus Moreno vendía fruta en el portal, El mercado de animales; burros, caballos, vacas,  etc quedaba entre la calle Reforma, entre el atrio parroquial y las tiendas del  Dr. Capilla.
Hacia ahora dónde están hoy los torteros, hubo un mercado de tejamanil que una mañana amaneció quemado.
Alrededor había campo suficiente dónde se llegaba a instalar un circo, incluso.
No había camión de basura, sino una carreta con dos ruedas que le llamaban “El Azote de los Indios”  porque el domingo a quienes encontraban borrachos los encarcelaban para otro día ponerlos a barrer la plaza y tirar la basura en la mencionada carreta.