EL ALABADO.

1. Gracias te doy,
Gran Señor, alabo tu gran poder;
2. Pues con el alma en el cuerpo me has dejado anochecer;
3. Así te pido, Dios mío, me dejes amanecer;
4. En gracia y servicio tuyo y sin llegarte a ofender.

5. Comienzo en el nombre del Padre y acabo en nombre del Hijo;
6. Para poder pronunciar la muerte y pasión de Cristo.
7. En una furiosa nube bajó la virgen María;
8. Y en un arco de colores se vido en grande agonía;

9. Por el camino donde iba, hay una mujer hincada;
10. Y le pregunta por su hijo, nacido de sus entrañas;
11. Por aquí pasó, señora, tres horas antes del alba;
12. Cinco mil azotes lleva en sus benditas espaldas;

13. Una cruz lleva, en sus hombros, de madera muy pesada;
14. Una corona de espinas que sus sienes traspasaban;
15. Luego que sollozó, cayó en tierra desmallada;
16. San Juan, como buen sobrino, luego acudió a levantarla;

17. Levántese señora y tía que no es hora dilatada;
18. Ya se levantó la virgen con sus ojos llenos de agua;
19 Y se fue para el Calvario, que en lágrimas se bañaba;
20. Siguiendo el rastro de sangre que Jesucristo derrama;

21. Salga el clarín a la calle y el destemplado tambor;
22. La virgen se ponga luto, que es muerto nuestro señor;
23. En aquella casa santa está un pendón colorado,
24. Y adentro de aquel pendón está un monumento armado;

25. Y adentro del monumento está un cordero sagrado;
26. Atado de pies y manos y una lanza en el costado;
27. La sangre que de allí vierte cae en un cáliz sagrado;
28. El hombre que la bebiere, será bienaventurado;

29. En la tierra será Rey y en el cielo coronado;
30. Santísimo Sacramento yo te ofrezco este Alabado;
31. Por el ánima de este cuerpo, que de Dios está juzgado;
32. Tú la saques, Tú la lleves para donde fuimos creados;

33. Las voces de este Alabado, son flores que Dios envía;
34. Y nosotros en la Tierra digamos: ¡Ave María!…
35. Lucifer está enojado, lleno de melancolía;
36. Porque los Cristianos rezan el rosario de María;

37. El rosario de María, no lo dejen de rezar;
38. Que es el primer escalón que en el cielo hemos de hallar;
39. Tres veces tiembla el infierno en oyendo: ¡Ave María!…
40. ¡Ave María de la Aurora!, ruega por él, gran Señora;

41. Ave María preferida, sin la culpa es concebida;
42. ¡Ave María de la Luz! Ruega por él, Gran Jesús;
43. Ave María en gracia plena en los cielos y en la tierra;
ALABANZAS:
Alabemos a María, Madre de Dios… Ensalcemos a María madre de Dios…
Alabémosla, ensalcémosla, glorifiquémosla, ahora y siempre. Amén.
La paz de nuestro Señor sea con nosotros, con nuestro espíritu, así sea.
Gloria al Padre, gloria al Hijo, al Espíritu Santo, Ángeles y hombres te alaben: te quiero, Santo, Santo, amén.


VERSIÓN PURÉPERO. COPIADO DE UN CUADERNO CONSERVADO POR BAUSTISTA AMBRIZ, QUIEN LO ESCRIBIÓ DE OÍDO A DICTADO DEL SEÑOR ELIZARRARÁZ DEL BARRIO DEL COSTAL. 2002. PURÉPERO.El único cambio que le hice fue en el verso 15 donde dice sollozó, el original dice: saboso llo, La palabra vido (vió) del verso 8 es un anacronismo muy usado aún entre gente de mayor edad.